COMO AGUA PARA CHOCOLATE

Aunque lo leí digital, me gusta esta portada

Aunque lo leí digital, me gusta esta portada

La novela Como agua para chocolate, de la mexicana Laura Esquivel, es una especie de invitación a que todos los sentidos se despierten, sobre todo el gusto. Entre recetas de cocina, férreas tradiciones familiares y amores imposibles, se nos cuenta la historia de Tita, la desgraciada hija menor de la familia De la Garza.

Tita estaba enamorada de Pedro, y él la amaba con igual fuerza, pero Mama Elena, la madre, quiere continuar con una tradición familiar: la menor de las hijas no debe casarse ni tener hijos, es su deber cuidar a su madre hasta el día de su muerte.

Así, cuando Pedro va a pedir la mano de la muchacha, Mama Elena le ofrece a su otra hija, Rosaura, para que sea ella la desposada en lugar de la pobre Tita. Pedro acepta, y la protagonista llora sobre la masa del pastel de bodas de su hermana, pero de voz del jóven descubre que era un ardid de él para mantenerse a su lado.

La historia sucede además, durante la Revolución Mexicana, cuyas acciones a veces se mezclan de alguna forma con la vida de la familia, sobre todo con la de la hermana del medio, Gertrudis, quien termina siendo Generala de los Rebeldes, consecuencia de uno de los tantos sucesos mágicos de la historia.

Así, con cada capítulo, una receta, una historia de amor contada en ingredientes y proporciones, nos van enseñando de la cocina mexicana y del contradictorio mundo interior de la protagonista, que se debate entre el deber familiar, la pasión que siente, y la rebeldía que se gesta en su interior.

Hay una adaptación cinematográfica, que no he tenido el placer de ver, pero segun he leído, está considerada como una de las 100 mejores películas del cine mexicano y cuya música estuvo a cargo del cubano Leo Brower.

Creo que más allá de una historia, detrás de Como agua para chocolate, está toda la tradición culinaria de un pueblo, toda una cultura y toda la representación de un momento histórico visto desde la vida cotidiana, aunque con toques de imaginación que la autora supo colocar debidamente, sin excesos, pero con maestría, para que sea siempre agradable la lectura.

Leer online Como agua para chocolate

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s