DIECISIETE INSTANTES DE UNA PRIMAVERA

Esta novela encierra los conflictos de los agentes secretos Rusos en la Alemania Nazi, personalizados todos en el valiente y demasiado astuto (casi rozando la genialidad) Agente Stirlitz, cuyo verdadero nombre es Maxim Isaiev. Nuestro protagonista es el hombre ideal soviético, cuyos únicos defectos son el ser demasiado amante de su familia, y el de servir a su patria hasta los más lejanos límites.

Iulián Semiónov se encargó de construir rasgo a rasgo a un hombre que se infiltra en las más altas filas del Partido Nazi, y de la Policía Secreta, para  atajar y desmoronar los planes de sus enemigos, y para transmitir a los suyos lo que se planea en el centro del Nazismo.

A estas alturas leerse esta novela resulta complicado para el lector, pues podemos notar como se destacan los rasgos de este espía ruso,  hasta llegar a idealizarlo como un dios, que, a la vez, posee demasiada humanidad.

Sin embargo, como novela histórica, es un material bastante preciso que nos describe quiénes eran los aliados del Líder Nazi, Adolf Hitler, y como funcionaba cada parte de la política de ese regimen destinado a hacer sufrir a los que no pertenecieran al selecto grupo de los “Arios Puros”.

Con salidas excepcionalmente limpias, nuestro héroe se pasea entre estos hombres y de ellos toma importantes detalles, casi sin que estos noten el interrogatorio al que los expone Stirlitz. De él aprendí, aunque no sé si es cierto (porque aún no lo practico), que de cada conversación uno recuerda solo lo último que se ha dicho, por eso se despedía luego de preguntar, pidiendo alguna pastilla o mencionando alguna cosa sin relevancia.

Las técnicas a las que recurre este hombre para liberar las sospechas de su nombre o de aquellos que son sus aliados,  son ingeniosas, pero no inesperadas, y sin embargo, la trama de la novela sirve para pegar al lector hasta el último de los instantes, porque se le toma cariño a Isaiev, es imposible no temer por su futuro, pese a que conocemos el discurso triunfalista del autor.

Es buena literatura, sin dudas, porque nos hace pensar, porque nos atrapa con lo que narra y porque, aunque evidentemente parcializado, es un libro que nos cuenta los acontecimientos tal y como fueron, y nos describe a los causantes de la Segunda Guerra Mundial. Si usted vio la Serie televisiva, no se conforme, acuda a la novela.

Anuncios

2 comentarios en “DIECISIETE INSTANTES DE UNA PRIMAVERA

  1. Ese tema es muy historiado por muchos escritores e historiadores: incluso por buenos sociólogos, que intentan comprender cuales fueron las razones y culpas (de esa Historia Negra) que fue la etapa después de la primera Guerra Mundial, la mal llamada (Gran Guerra) y la terrible e infernal Segunda Guerra Mundial.
    ES DIFICIL TAREA EL COMPRENDER COMO UNA SOCIEDAD ENTERA PUDO PERMITIR SEMEJANTE BARBARIDAD…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s