EL CONDE DE MONTECRISTO

Momento en que Edmundo conoce al abate Faria.

¿Quién dice que los clásicos no son encantadores? El conde de Montecristo es un libro para disfrutarlo, no una, sino más veces, y no hace falta ser muy joven para encontrar los encantos que esta aventura posee.

Alejandro Dumas, su autor, nos entrega más que persecusiones o enfrentamientos, (que suelen ser los encantos principales del género): nos da a conocer una crítica a la sociedad parisiense de su época, y nos muestra a Edmundo Dantés, un personaje un poco diferente al habitual protagonista de este tipo de historias, porque si bien evoluciona de marinero pobre a excéntrico millonario, no es durante toda la obra un buen muchacho enamorado y dulce de esos que nos acompañan en este tipo de obras literarias.

El argumento es conocido por muchos, no en balde han transmitido miles de series televisivas, radiales y de todo tipo con este argumento. Nuestro héroe, pese a ser pobre, tiene todo lo que puede desear un joven de 20 años: el amor de su padre, una promesa de ascenso en su carrera como marinero, y una proyección de matrimonio con una joven catalana, Mercedes quien es dueña de su corazón.

Sin embargo, y como suele suceder en la vida real, también tiene enemigos que él mismo desconoce, porque la envidia parece ser una constante de la vida humana de cualquier parte del mundo, y en cualquier época.

Por tanto, nuestro amigo Edmundo va a parar al Castillo de If, una  prisón sombría, donde es abandonado a su suerte, y allí conoce casualmente al Abate Faria, quien lo instruye en historia, ciencias, y no sé cuantos conocimientos más, y quien le lega un tesoro oculto.

Estas son las detonantes de El Conde de Montecristo, que muchos de ustedes deben conocer, sin embargo, lo que más me atrae del libro es la manera de narrar del autor, la forma en que nos deja conocer a cada personaje, y sobre todo el perfil psicológico (por llamarlo de alguna manera) de Dantés.

Tomemos en cuenta que ya convertido en Montecristo, es este un hombre impresionante, con gustos exquistos, y con talento para ganar la atención, y para estar siempre en el momento y el lugar adecuados. Siempre parece estar  haciendo cosas malas que parecen buenas, lo que es impresionante, porque engaña a todos, e intimida, incluso, al lector.

La novela a veces parece muy descriptiva, pero no es en ningún caso aburrida, al contrario, los detalles y las aproximaciones nos ubican en una sociedad desconocida, en ese París que parecía estar lleno de chismes, de círculos cerrados en los que era imposible acceder sin el pase dorado del dinero, y lleno, sobre todo, de hipocresías.

Lo más extraordinario  es que recién he leído que esta novela está basada en un hecho real, lo que demuestra que nunca la imaginación humana es tan basta como para idear lo que ha sucedido a otros seres durante su vida. Saber esto me ha servido para confirmar que mi género preferido es la biografía.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s