EL CUADERNO DE MAYA

Portada del Libro

Me acabo de leer El Cuaderno de Maya. Tengo entendido que es el más reciente libro de Isabel Allende, la escritora chilena que se ha vuelto un ícono de la narrativa latinoamericana contemporánea.

Este nuevo libro, publicado en el año 2011, es una muestra enorme de que las buenas narraciones no necesariamente contienen buenas historias, según mi punto de vista. La vida de una chica que recién ha culminado la adolescencia, se va colando en su cuaderno desde su llegada al lejano Chiloé, una isla perteneciente a Chile al sur del mundo.

Maya aparenta ser una adolescente norteamericana normal. Una gringita descendiente de latinoamericanos, que ha crecido con sus abuelos, Nini y Popo, como les llama. Su padre es piloto y le dedica poco tiempo, porque no está nunca en la tierra, y su madre es una europea a la que desconoce, y cuya presencia en el libro es casi invisible.

Aunque Maya pasa por bastantes cosas, incluida la adicción a las drogas y el alcohol, la novela no trata sobre algo específico: es más o menos como irse leyendo un diario. Pero ahí es cuando descubrimos que Allende es tan buena narrando, que a uno se le van entre las manos las casi 500 páginas, sin sentirnos aburridos ni un solo momento.

Pensemos que a pesar de que puede tratarse de una de las historias estremecedoras y (tristemente) comunes en lugares como Las Vegas, Maya no tiene una conclusión en su vida. No tiene un objetivo, no es una heroína común. Es una adicta recuperándose lejos de sus conocidos, e incomunicada.

El libro no pretende demostrar que personas son buenas o malas, ni de enumerar aquello de lo que es capaz un adicto. Simplemente es un libro de recuperación, algo así como una narración de un viaje, pero el viaje no es continuo, sino que se mantiene en el mismo sitio, quienes avanzan son los protagonistas, a un paso seguro hacia un final incierto.

Podemos aprender entre sus páginas algo de la cultura chilena, sobre todo de los habitantes de esa islita perdida que es Chiloé. Conoceremos algo, aunque no demasiado, de los horrores de la dictadura de Augusto Pinochet, gracias a la referencias de uno de los protagonistas, y podemos adentrarnos en las turbulentas vidas de los vagabundos que dan TODO por las drogas: personas sin futuro ni pasado, que cometen el error, a veces, de no creerse adictos, cuando su realidad es esa.

Si te gusta Isabel allende (como a mí) y no te aburres de sus descripciones y sus historias que retoman repentinamente el pasado, puedes leer El Cuaderno de Maya con el placer de saber que es una lectura ligera, de esas que son perfectas para acompañar las tardes lluviosas.

Leer online o descargar El cuaderno de Maya 😀

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s