GRACIAS POR EL FUEGO

Gracias por el fuego es una novela publicada en el año 1965. Su autor, el uruguayo Mario Benedetti, si bien es más conocido por su poesía, logra una excelente y entretenida prosa, llena de reproches a su país, su época y a la sociedad.

Este libro trata de muchas relaciones vistas desde una sola: el vínculo de un hijo con su padre. Nuestro protagonista no quiere a su papá, lo odia de hecho, porque para él se convirtió en El Viejo, un ser despreciable y desconocido, que no lo deja vivir ni concentrase, y que esconde bajo su sombra de hombre famoso a toda la familia. Ramón no es un hombre, sino un hijo. Nadie en la familia será célebre mientras porte el apellido Budiño.

Edmundo Budiño, el padre, es una personalidad de Uruguay. Maneja a todos porque lo consideran casi un Dios. Hace lo que se le antoja siempre, ya que tiene el poder y las influencias. Sus secuaces lo veneran y sus enemigos le temen. Es un hombre inteligente, pero demasiado frío. Calcula los riesgos y siempre encuentra la manera de salir ganando.

También, es destacable el amor de Ramón por la mujer de su hermano. Dolly sabe los sentimientos de su cuñado, incluso El Viejo lo sabe, pero todos esperan, seguros de que nuestro protagonista nunca se atreverá a no ser un hombre común, a transgredir a la sociedad, a dar de qué hablar a los demás.

Alrededor de ellos gira el mundo: el país con sus deficiencias políticas, el otro hijo, con el deseo de ser como el padre, pero sin la fuerza para alcanzarlo, las esposas, las amantes y la Agencia de viajes que Edmundo le regaló a Ramón para demostrarle que podía controlar su vida, y ser el responsable de la solvencia económica o de la crisis financiera de cualquiera a su alrededor.

Con esta novela aprendemos cómo pensaba y actuaba la alta sociedad de Uruguay en la década del 60, y entendemos que hay cosas que no cambian. Los latinoamericanos tienen siempre encima la sombra de Estados Unidos.

Las opiniones son divididas: hay quienes odian a los yanquis, hay quienes los admiran, pero nadie los enfrenta realmente. La sociedad se deja conquistar por las luces de New York, tan distintas de la provinciana Montevideo, por los billetes verdes, y por la magia desnaturalizada de la poderosa nación. Así, seducidos y silenciosos, todos los que viven fuera de la potencia son incapaces de revelarse contra los monopolios y la manipulación en su propia tierra.

¿Qué hacer, entonces? Edmundo y Ramón coinciden en que el hijo debe matar al padre. Solo de esa manera, las cosas volverán a tomar su rumbo: el ser despreciable (el padre) dejará de existir, y este, que es consciente de las debilidades de Ramón, lo perdonará en el mismo momento en que apriete el gatillo.

Pero en esa época y lugar el parricidio no está permitido, la sociedad es muy fácil de escandalizar y el mundo gira alrededor de banalidades, como agradecer por el fuego a cualquiera que le encienda un cigarrillo.

Leer online o descargar Gracias por el fuego  😀

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s