ANA KARENINA

Los personajes de ciertas historias son capaces de transmitirnos de tal manera sus sentimientos, que nos contagian. Y eso es, precisamente, lo que sucede con Ana Karenina.

La protagonista puede influenciar a la mujer de su hermano para que perdone la traición de su esposo, pero no puede ella misma enamorarse sin sufrir y sin ser excluida.

Esta novela de León Tolstoi ubica a los lectores en el centro del escenario donde acontecen los hechos. La Rusia donde las personas reciben visitas diariamente, donde las madres buscan esposos a sus hijas casaderas, y donde las familias de alta cuna viven endeudadas, para mantener un nivel, es el lugar donde Vronsky conoce a Ana.

Un joven y hermoso militar, rico, pretende casarse con la princesita Kitty, y comenzar a disfrutar del brillante futuro que le espera. Pero en el tren, a la hora de recoger a su madre, se tropieza con la Karenina, y sus prioridades cambian ante la hermosa mujer.

Halagada por la insistencia de Vronsky, Ana se deja perseguir, y comienza a enamorarse de la obstinación con que el joven la sigue. Y en el momento en que acepta ser infiel, y entregarse a su deseo, comienza la locura.

Creo que entender a una mujer como Ana es más fácil que imaginarse a otros personajes más buenos, y por tanto, más sosos. Se trata de una mujer valiente, madura, y consciente de su belleza, que nunca ha sufrido por amor, puesto que está casada con un hombre serio, al que simplemente tolera.

Cuando el sentimiento inexplicable la golpea, Ana no sabe qué hacer, no puede hacer más nada, ni concentrarse. Sus emociones contradictorias la impulsan a hacer cosas indebidas todo el tiempo, y descubre sensaciones terribles, como los celos.

Vronsky, por su parte, es un hombre feliz, sin ataduras, y no sabe cómo afrontar los constantes cambios de humor de la mujer a la que ama. Su honor lo insta a mantenerse a su lado y defenderla siempre de las habladurías, pero su juventud lo empuja a la vida mundana, algo que la Karenina es incapaz de comprender.

Aparece a veces la vida en el campo, y las profundas reflexiones de los personajes nos acercan al atraso tangible que había en ese país. En la Europa ya capitalista del siglo XIX, los rusos aún se oponen al ferrocarril, y consideran que los campesinos no necesitan educación, ni médicos.

En medio de esto, además, se nos presentan Kitty y Levin, quienes están destinados a estar juntos. Son tan buenas personas, que parecen todo el tiempo un recordatorio de lo mal que actúan Ana y Vronsky. Las dos parejas son dos polos opuestos, cuyas experiencias se entrelazan pocas veces.

Este es, simplemente, un libro hermoso.

Todo lo que sucede tiene una razón, y al final, cuando los hechos son analizados, podemos comprender cada cosa, a cada sujeto, y cada palabra, porque lo que sucede en la historia, no parece ficción, sino un fragmento de realidad lejana, ambientada en salones luminosos, donde se han apagado las luces, pero donde flotan las almas apasionadas de los bailarines…

Anuncios

3 comentarios en “ANA KARENINA

  1. Hola Saimita.
    Yo soy un lector compulsivo.
    Me gustan tus criticas, comentarios sobre libros, creo que son muy acertados..
    Mucha gente se aficiona a la lectura por mensajes como los tuyos, que cuando los leen,les entra el gusanillo.
    Sigue asi.

  2. Pingback: LA EDAD DE LA INOCENCIA | Wena LITERATURA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s