LOS HOMBRES QUE NO AMABAN A LAS MUJERES

los-hombres-que-no-amaban-a-las-mujeresEn la Suecia sórdida, no la distante ni fría, el periodista Mikael Blomkvist comete el error de su vida: pierde un juicio por difamación frente a uno de los más poderosos empresarios del país, y la ética e integridad de su revista Millenium quedan en duda.

Con una sentencia de cárcel, la credibilidad del público por los suelos y su carrera profesional destruida, recibe la llamada de un empresario de las industrias Vanger, una de las más prósperas en los tiempos en que Suecia avanzaba tras el fascismo.

El anciano, Henrik Vanger, recibe cada cumpleaños una flor seca enmarcada, el mismo regalo que le hacía su nieta Harriet hasta su misteriosa desaparición varias décadas atrás. Antes de morir, Vanger cree que sería bueno desenterrar una historia cerrada por la policía por la falta de evidencias, pues cree que la por entonces adolescente fue asesinada por alguno de sus parientes.

Por otro lado, Lisbeth Salander, una inadaptada social relegada a los servicios estatales y sin familia, llena de tatuajes y piercings, es una de las más importantes hackers de toda Suecia. Ella trabaja para una empresa privada de investigaciones y ha sido orientada de hurgar secretamente en la vida de Mikael…

Con estos puntos de partida –la punta de un iceberg de mentiras, corrupción y muerte– Stieg Larsson teje una historia apasionante que nos revela la parte oscura de Suecia: Los hombres que no amaban a las mujeres.

Al constante conflicto ético de Blomkvist como profesional de la información, se aportan datos de la historia, economía y desarrollo del país, que vienen a construirnos una sociedad muy compleja. El maltrato al sexo femenino es una constante durante todo el texto, que narra además asesinatos aparentemente inconexos donde aparecen los cadáveres brutalmente despedazados de varias mujeres por más de 50 años.

Los personajes, desde Mikael hasta el más insignificante de los que componen la pintoresca familia Vanger, tienen rasgos distintivos bien definidos, aunque sin dudas es Lisbeth Salander, en mi opinión, la más atrayente de esta fotografía de Suecia.

El primero de la serie Millenium, inconclusa por la inesperada muerte de Larsson, se perfila como una de las obras maestras de la literatura policiaca, pues el autor no se queda en la superficie del caso: contrasta fuentes, habla de la importancia de los medios, aborda el maltrato infantil, la pedofilia, el fanatismo religioso, el fascismo… en una trama que a su ritmo deja que las cosas sucedan de manera natural.

Stieg Larsson se consagra con esta obra como un genio de la narrativa y un feroz crítico de la sociedad en que vivió. Logra en más de 600 páginas la atención total del lector, quien ingenuamente creerá que alguna de las líneas argumentales se quedarán inconclusas, cuando en realidad todo está pensado para que un hecho de paso a otro.

A esta novela le siguen La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina y La reina en el palacio de las corrientes de aire. Al momento de su muerte el autor dejó el manuscrito de esta última y el argumento de la cuarta.

Los hombres que no amaban a las mujeres –Larsson es un genio de los títulos– fue adaptada al cine en dos ocasiones. Primeramente se hizo la trilogía en Suecia con los nombres homónimos de las tres novelas, y luego Hollywood lo intentó con La chica del tatuaje de dragón (The girl with the dragon tattoo). Mi sugerencia es que lean el libro, vean la película sueca, y olviden que Hollywood alguna vez trató de llevarla a la gran pantalla. Larsson lo merece.

Anuncios

2 comentarios en “LOS HOMBRES QUE NO AMABAN A LAS MUJERES

  1. Vergüenza da mirar La chica del tatuaje de dragón, muchas atribuciones innecesarias… Las películas suecas, lo mejor, fieles a los libros. Como debían ser.
    Un gusto leer estas crónicas.

  2. Pingback: LA CHICA QUE SOÑABA CON UNA CERILLA Y UN BIDÓN DE GASOLINA y LA REINA EN EL PALACIO DE LAS CORRIENTES DE AIRE | Wena LITERATURA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s