LA CHICA QUE SOÑABA CON UNA CERILLA Y UN BIDÓN DE GASOLINA y LA REINA EN EL PALACIO DE LAS CORRIENTES DE AIRE

La saga Millenium es una de las mejores cosas que he leído últimamente. El primer libro, Los hombres que no amaban a las mujeres, me introdujo en la maravillosa vida de Mikael Blomkvist y Lisbeth Salander y ya no supe abandonarlos.

Por suerte continué, porque, aunque el primer libro arribaba a su maravilloso final, las siguientes entregas de Stieg Larsson resultaron, si me permiten introducir mi opinión, mucho mejores. Y la primera era buena.

Les cuento, puesto que la historia que abarcan La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina, y La reina en el palacio de las corrientes de aire, no interfiere de ninguna manera con el primer libro, donde nos son presentados algunos personajes, pero dónde, como ya he dicho, el conflicto se resuelve en el mismo tomo.

Resulta que a partir del segundo texto de la trilogía, Lisbeth se vuelve demasiado relevante. La curiosa chica de aspecto raro y de comportamiento extravagante, consigue meterse en un asunto grave cuando, de repente, es acusada de asesinato múltiple.

A ella no le gustan las amistades, no le gustan las relaciones interpersonales y no le agrada la idea de haberse enamorado de Mikael, así que trata de solucionar todos sus problemas ella sola, pero, muy a su pesar, hay muchas personas que quieren ayudarla.

Es genial la amnera en que las historias se van entremezclando y solucionando para dar paso a un universo compacto y con muchas aristas que sobrevive entre las páginas del texto y que no tiene grietas apreciables.

Estos son libros apasionantes. Mezclan periodismo (mi profesión) con acción extrema y confusos asuntos de espionaje, agentes encubiertos, tráfico ilegal de personas, hackers y miles de cosas más, que hacen de la historia una verdadera pieza de arte.

La saga se titula Millenium por el nombre de la revista donde trabaja Mikael, y es en esa redacción donde precisamente se dan las principales lecciones de cómo debe hacerse el periodismo de investigación y todo el trabajo de las personas relacionadas con los medios de prensa en general.

Creo que estos libros son el ejemplo clásico de buena literatura que aporta conocimientos. Yo me sentí transportada a una Suecia sórdida y genial, de la  que no me gustó despegarme.

Es una lástima tremenda que el autor haya fallecido. Terminé la saga ayer y ya extraño desesperadamente a los personajes. Por suerte esa nostalgia se cura leyendo.

Descargar en epub La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina

Descargar en epub La reina en el palacio de las corrientes de aire

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s