LIQUIDACIÓN FINAL

Liquidación Final es el segundo título que leo de la serie que narra las aventuras del policía griego Kostas Jaritos. El autor, Petros Márkaris, logra en este libro, al igual que en Suicidio Perfecto, mantenernos intrigados el tiempo suficiente como para que alcancemos un punto en que ya no podamos abandonar la lectura.

Ubicada en la Grecia moderna, esta novela aborda desde adentro un conflicto bastante común: mientras los ricos se enriquecen cada vez más, los pobres son cada vez más pobres, y por tanto, se indignan ante el evidente fraude fiscal del que muchos se valen para agrandar sus arcas. En medio de todo esto, aparece una especie de héroe salvador, que asesina a los estafadores y además, lo hace público en cartas en internet que firma con el seudónimo de Recaudador Nacional.

Nuestro comisario y protagonista Kostas Jaritos, quien se aburría en su oficina de criminalística porque no ocurrían nuevos casos de asesinatos, se ve envuelto en la búsqueda de la solución para un crimen por el que seguro será mal visto, puesto que hasta su propia esposa está de parte del Recaudador.

Sin embargo, se esfuerza, como siempre en encontrar al asesino, porque no cree justo que mueran personas, y porque de esto depende que lo asciendan de puesto de trabajo, y él necesita el dinero, ya que su hija quiere emigrar.

Lo mejor de las novelas policiacas es que, mientras leemos, podemos dedicarnos a investigar. En la búsqueda del culpable, podemos suponer, deducir y divertirnos, y eso pasa con este libro, en el que, además, aprendemos unas cuántas cosas de Grecia que no sabemos, porque no vivimos allí. O sea: esta novela policiaca viene con el beneficio extra de que se trata de literatura contemporánea.

El protagonista de estos libros es un sujeto desencantado, que critica lo que no le gusta, pero que termina resolviendo todo. Junto a él podemos hacer comparaciones de lugares y situaciones, y es entonces que descubrimos que, aunque estemos a miles de kilómetros de distancia, no somos tan diferentes.

Sugiero Liquidación final, por ser una lectura agradable sin pretensiones, que termina todo lo bien que podría esperarse en un país con crisis donde la gente se siente infeliz por motivos profesionales o económicos.

PD: Sigo esperando que alguien me regale los 5 libros que le faltan a mi colección de Kostas Jaritos. No sean tímidos… XD

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s