EL VELLOCINO DE ORO

Este libro de aventuras nos embarca con los Argonautas en la nave mítica que quiere rescatar el Vellocino de Oro. El Argo, una galera de guerra, parte de Yolcos en Tesalia, llevando a bordo a una la tripulación compuesta por Jasón, una especie de protagonista, el tremendo Hércules; Orfeo, músico y santo; la virgen cazadora Atalanta de Calidón, y Meleagro, su  amante; Castor y Pólux, los mellizos atléticos; el homicida Peleo, padre de Aquiles; Argón, el creador de la nave y unos cuantos más.

Las creencias religiosas de los personajes de esta historia sirven para contarnos la leyenda antigua de la Diosa, que fue sustituída como deidad suprema por Zeus. En el momento en que transcurre la acción de la novela, el mundo conocido se divide entre los que tienen fe en la poderosa madre, y los que se han vuelto hacia el hijo, o los nuevos dioses que han ido apareciendo en los consejos históricos efectuados por los sacerdotes en la tierra, emisarios de los poderosos del cielo.

La piel brillante y adornada de un carnero, que antes constituía el orgullo de un pueblo, es robada y llevada hacia la lejana tierra de Cólquide, y Jason, que quiere reclamar su puesto como patrón de Yolco, promete que lo traerá de vuelta. Su tío, que lo odia, tiene que disimular sus sentimientos y lo convida a escoger a los mejores hombres disponibles.

Ninguno de los personajes que tan valientemente quieren rescatar el trofeo se comporta en realidad como héroe. En este libro Robert Graves, el autor, nos presenta tanto las virtudes como los defectos de todos los hombres y mujeres que aparecen. Así, Hércules es un portento de fuerza, pero es cruel y todos le temen, Atalanta  y Meleagro se la pasan juntos pese a la prohibición de ella de estar con hombre alguno, y quien debiera comandar la expedición, Jason, tiene una única gran virtud: su poder para seducir mujeres (que al fin y al cabo lo ayudan a cumplir su cometido).

En el viaje aparecen, además, fantasmas y alucinaciones, islas de mujeres solas, caminos imposibles de recorrer, amigos que se vuelven enemigos, historias tristes del pasado y explicaciones históricas del mito. Así, conocemos a cada personaje a fondo, porque tenemos referencias de su pasado, su linaje, y sus buenas y malas acciones. No contento con esto, el autor se encarga de cada detalle, así que terminamos siendo expertos, incluso, en geografía de lugares míticos, o en formas de cultivar relacionadas con matanzas de niños.

Con todo esto, y aunque aparenta ser una lectura densa, El vellocino de oro es un libro super entretenido y reconfortante. En varios momentos, la comedia nos acompaña y notamos que la aparente seriedad y rigurosidad con que es contado el viaje legendario, es un guiño del autor a los lectores. Lo mejor son las veces en que nos hace sentirnos como si fuéramos habitantes de esa época remota en que los mitos eran pasado, en que los dioses eran reales y caminaban entre los mortales, y en que los conceptos delito, crueldad o valentía no tenían el mismo significado de hoy.

Descargar El Vellocino de Oro

Anuncios

2 comentarios en “EL VELLOCINO DE ORO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s