TRES NOCHES

Tres noches es el título de la novela de Austin Wright que el director Tom Ford adaptó a la gran pantalla el año pasado con el nombre de Animales Nocturnos.

La película me dejó francamente intrigado, por lo que días después de disfrutarla corrí a perderme entre las páginas de una metanovela junto a Susan Morrow.

La historia comienza cuando la protagonista recibe un manuscrito de un antiguo novio, del que se separó 25 años atrás. Edward Sheffield cumplió su sueño de convertirse en escritor, y envía un paquete a Susan que contiene precisamente su novela en proceso de publicación: Animales Nocturnos.

A lo largo de tres noches —de ahí el título en español, aunque el original sea Tony and Susan— el ama de casa lee el manuscrito. Para ello, espera a estar sola, pues su actual esposo es cirujano y sale de viaje. Susan siente que leer la novela de Edward sería como traicionar a su marido, a pesar de que el muestra total indiferencia respecto a ella o Animales Nocturnos.

De tal modo, asume el reto y se pierde entre las páginas de una historia de violencia, que toma por protagonista a un pacífico profesor de matemáticas, llamado Tony Hastings.

Tony está de vacaciones con su hija y su esposa y mientras van por una carretera solitaria en la noche, dos automóviles le cierran el paso y comienzan a jugar con él, haciendo que pierda el control.

Los extraños, logran apartarlo de la carretera y, de esa forma, comienza una pesadilla de violencia, suspense y mucha tensión, que nos mantiene, junto a Susan, no sólo encantados por la prosa de Sheffield, sino cuestionando nuestros valores, valentías y capacidad de reaccionar cuando se ponen en peligro las personas que amamos.

Tres noches delimita de manera magistral el estilo narrativo de la novela, centrada en las sensaciones de Susan, y la metanovela, como si se tratara realmente de dos libros diferentes.

Aunque no conozco otras obras de Austin Wright, esta destaca por la impecable prosa y la capacidad de hacernos reflexionar y cuestionarnos la existencia.

El filme, deviene pretexto para mostrar poses intelectuales de su guionista respecto a la historia de Susan, mostrada no como ama de casa, sino como artista contemporánea. En cuanto a los pasajes correspondientes a Animales Nocturnos, la adaptación es prácticamente impecable, y permite experimentar la desesperación de una historia terrible que nos deja impotentes.

Si fuiste al cine a ver el filme, te recomiendo buscar el libro para comprender ciertas actitudes de Susan, que en la gran pantalla pierde el papel activo otorgado en el libro.

Si aún no ves la película, espera a leerte el texto. Te tomará solo tres noches.

Mira el trailer de la película:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s