LA EDAD DE LA INOCENCIA

En la Nueva York de finales del siglo XIX las constumbres sociales dictan la vida de todos sus habitantes. Los destinos están escritos, y cada uno debe conformarse con su papel en la vida, por lo que el joven Newland Archer espera casarse con May Welland y convertirse en el marido ideal para la delicada muchacha.

Sin embargo, su planes se ven desbaratados por la intrusión del amor, que le juega una mala pasada: pese a las habladurías, la condesa Ellen Olenska regresa a refugiarse con su familia newyorkina, luego de dejar a su esposo. por petición de su futura esposa, Newland se acerca a la condesa, prima de May, pero queda fascinado por su singularidad.

Nuestro protagonista no se había dado nunca tiempo para analizar el mundo en que vivía, y muchos menos, en ir en su contra. Al fin y al cabo, había nacido como un privilegiado y solo le quedaban alegrías por delante: la ópera, las tertulias, y un matrimonio apacible con una mujer bonita. Sin embargo, Ellen quiere desinhibirse, olvidar la rigidez convencional con que era tratada en Europa, y en su camino arrastra a Archer, quien queda totalmente prendado de esta femme fatale.

Este es un libro curioso. Trata sobre cosas que podrían haber sucedido y que no fueron. A diferencia de Ana Karenina, por ejemplo, en esta novela la pasión no vence a las conveciones: ese amor, al final, podría haber acabado con la vida de los protagonistas. Este razonamiento poco valiente, conduce a cada personaje a un final apacible, disimulada la frustración tras la vida cotidiana.

Aunque parezca que las épocas van cambiando, eso sucede solo en apariencia. La sociedad sigue teniendo a su favor el miedo de las personas a comportarse indebidamente. Así, nuestro protagonista prefiere resignarse a su vida como padre y esposo. Cada momento junto a su amada, cada esperanza, cada oportunidad, se ve comprometida por la impresión constante de que hay siempre miles de personas observándole actuar.

En el año 1921, una mujer, Edith Wharton, obtuvo el premio Pulitzer por esta novela. Se trataba de una crítica social, y sin embargo, cultivó los corazones de miles de lectores tanto en inglés, como en frances, idiomas originales en los que fue publicada originalmente.

Por supuesto, es más fácil leer y criticar, que atreverse a hacer las cosas. Nosotros mismos, en iguales circunstancias, hubiéramos actuado igual. Por esa misma razón puede ser que Archer y Ellen se comportaran como lectores y no como actores de la historia, nunca lo sabremos.

Lo cierto es que el libro es muy bueno, porque pone a nuestro alcance una escena nítida de una ciudad del siglo XIX y de sus habitantes. Recomiendo La Edad de la Inocencia por el tacto con que cada tema nos es presentado y por la sabias maneras en que la autora pone a trabajar nuestra mente.

Descargar La Edad de la Inocencia

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s