EL COLOR PÚRPURA

Como si la situación de Celie no fuera bastante penosa por ser mujer, negra y pobre, las desgracias van llegando a su vida una tras otra. El color púrpura es un libro corto, sencillo e impactante. En las palabras de la protagonista y de su hermana comenzamos a descubrir la realidad de una familia descompuesta por la muerte de la madre, la separación de las hermanas y la violación del padre.

La chica es vendida como un caballo a su esposo luego de que ha tenido y perdido hijos fruto de la violación y ya está gorda e inservible según su padre borracho. Su única alegría es que su hermana Nettie se puede ir con ella, sin embargo, el esposo desea a la hermana y como no puede tenerla la echa.

Así las cosas, pasan muchos años y las hermanas no logran comunicarse, porque las cartas no llegan a su destino. Celie escribe a Dios y a Nettie y les cuenta sus pesares, aunque también sus pequeñas alegrías. Es una protagonista inusual porque la conciencia no la ataca, ella solo se entrega a las pequeños y pocos placeres que se le reservan, porque no sabe cuándo volverán a ocurrir. Un esposo que la maltrata, un hijastro que sufre porque no sabe controlar a su mujer y la amante de su marido viviendo en casa son algunas de las dificultades de las que sale airosa aunque parezca siempre lo contrario.

Por otra parte del mundo Nettie se ha vuelto un misionera. Siguiendo a los sobrinos que reconoce desde el primer día se va con una familia amable a hacer misión en África y desde allá intenta comunicarse infructuosamente con su hermana, enviando cartas que no son recibidas hasta muchos años después.

Ambas viven, sufren y encuentran la paz en alrededor de 30 años que pasan como agua frente a nuestros ojos. La historia va creciendo a la par de la protagonista, y parece que al pasar los años todo se va descomplicando, o al menos, las personas aprenden a vivir siendo felices con las pequeñas cosas y sin dañar a los demás.

Nada transmite tanto como las palabras directas y sencillas en que está contada esta novela epistolar. Si los sentimientos siempre se expresaran así, la vida sería más hermosa, o al menos, esa mínima parte que está en nuestras manos controlar y que perdemos en sinsentidos.

Descargar El Color Púrpura

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s