ENTRE NARANJOS

Más allá de un amor plasmado en sus hojas, la novela Entre Naranjos, de Vicente Blazco Ibáñez, es un escena de Valencia en la época en que le tocó vivir al autor.
Podemos casi aspirar el olor de la primavera entre los azahares de los naranjales en que nuestros protagonistas, Leonora y Rafael, se conocen y se aman.
Él es un joven diputado, que al nacer de la familia más poderosa de los alrededores, (Brull), es tratado como un príncipe heredero, agasajado por su madre, y respetado por sus contemporáneos como un ser superior. Sin embargo de nada le vale su fama frente a una nueva mujer que llega al pequeño poblado, al parecer una extranjera.
Rafael descubre que la muchacha había nacido a unos pasos de su casa y de ahí se había ido con su padre a hacerse artista. Leonora, es, además de demasiado hermosa, una mujer de mundo, que ha venido a alejarse de las pasiones y amores que consumen su vida loca. Sigue leyendo