EL HOMBRE DE KIEV

La injusticia es el tema central de este libro. Cuando uno se lo empieza a leer la propia contraportada anuncia que nos enfrentaremos, junto con su protagonista, al silencio y al maltrato, a la furia ciega y a la miseria humana.

The fixer, El reparador, o El hombre de Kiev son algunos de los títulos por los que es conocida esta novela de Bernard Malamud. Su trama es sencilla: un judío decide abandonar a los suyos por la traición de su esposa y la falta de hijos y termina viviendo en un sector en el que los de su religión no tienen cabida. Allí lucha por ocultar su identidad, pero la fuerza de los acontecimientos lo hacen caer en una terrible trampa: un niño cristiano ha muerto, y su cuerpo desangrado en una cueva hace que los principales sospechosos sean los judíos.

Alguien tiene que ser culpable de tamaño crimen, y nuestro remendón carga con las culpas a causa de la acusación de quienes trabajan con él en una fábrica. Yakov, que así se llama nuestro hombre, trata de demostrar su inocencia. La fé de su pueblo ya demuestra que es imposible que un judío mate a nadie o consuma su sangre, pero durante muchos años se ha acusado a estos de desangrar a niños para ritos satánicos. Sigue leyendo