La historia antes del Principito

vuelo-nocturno-saint-exupery-traduccion-lucia-dorin-le-307111-MLA20493228847_112015-OSolo un hombre conoció al Principito. En carne y hueso, quiero decir. Solo un hombre escuchó de su propia boca la narración de su viaje, sus aventuras. Cumplió sus demandas, lo vio llegar, lo vio partir. Luego escribió el testimonio fidedigno de su paso por la tierra para que el resto de nosotros pudiéramos conocer el mensaje que quiso hacernos comprender, pero si están leyendo esto es porque entendieron justamente lo que en sus páginas nos transmitió Antoine de Saint-Exupéry. Pero hay además una historia que profetizó el encuentro entre el Principito y Saint-Exupéry, un relato que no solo nos prefigura el accidente que sufrió el piloto en el Sahara, sino que además se convirtió en la carta de anunciación de su propio ascenso a las estrellas. Ese libro es: Vuelo Nocturno.

Sigue leyendo

Anuncios

LA CRUZADA DE LOS NIÑOS

El fin de semana fui a encontrarme con un poeta colombiano radicado hace un tiempo acá en Argentina y, en medio del desorden, Dafne Pidemunt, escritora y editora de Ediciones La Mariposa y la Iguana, me endulzó el oído, me embaucó y me vendió La cruzada de los niños de Marcel Schwob, de su propia edición bilingüe, traducido por Leticia Hernando.

Conformado por  breves testimonios de diferentes personajes, actores o testigos de los acontecimientos, la historia sigue una peregrinación real, por cierto, hecha por 7,000 niños que en el siglo XIII se fueron a Jerusalén, a recuperar Tierra Santa, armados únicamente con su fe y bondad. La historia es como la de cualquier otro niño que abandona su hogar para buscar tierras prometidas llenas de tesoros, ilusiones de felicidad infinita y la realización de un bien mayor a sí mismos, ajenos a los ogros, hombres lobos y Coyotes que los acechan, ¿quién no lo ha hecho?

Sigue leyendo

ENAMORADA DE UN PRÍNCIPE

El pequeño príncipe y la ZorraComienzo a escribir sobre este libro sabiendo que existen miles de crónicas y reseñas magistrales acerca de él. No pretendo superarlas, por supuesto, solo pienso describir cómo fue mi acercamiento a esta pequeña gran obra de arte.
El libro El Principito (o Le Petit Prince, su nombre original cuando fue publicado por primera vez en Francia, 1943) lo compré hace unos años, impulsada por la insistencia de una amiga. Una tarde en la Feria del Libro, al precio de 1 peso, me llevé un tesoro. Sigue leyendo