Dark Water

Cualquiera que haya visto una película de terror japonesa sabe que el agua es un motivo recurrente para el origen y la procedencia de todos los males nipones: la niña del Aro, Godzilla, los occidentales. Y es que el agua, ya lo decía Jung, “es el símbolo más corriente del inconsciente”. Es la fuerza primigenia donde prevalece el inconsciente colectivo, es desde allí donde surge la vida y es ella quien contiene la vitalidad misma del ser. Y Dice también que “…el soñador que anhela subir a las claras alturas se enfrenta con la necesidad de sumergirse primero en la oscura profundidad y ese descenso se le revela como una impredecible condición del ascenso. En esta profundidad amenaza el peligro, que el prudente evita aunque con ello pierde el bien, que un atrevimiento valeroso pero imprudente hubiera hecho posible alcanzar”, y he aquí donde se pone interesante. Pues el agua no siempre cristalina y calma como un lago de ensueño romántico, se presenta en la obra Dark Water de Koji Suzuki, como una mescolanza de sustancias pútridas, oscura y alborotada por las tormentas, ávida de succionar todo lo que la toque, que bien podrían simbolizar la corrupción misma de los personajes que a ella se enfrentan; en otras palabras, en los siete cuentos que componen el libro, el agua es el enemigo tajante de los protagonistas. Un agua con olores y sedimentos flotando alrededor, manifestaciones de la misma situación extrema en la que los personajes se revelan a sí mismos con todo su inconsciente fluyendo en sincronía con la marea que los rodea.

Sigue leyendo

Anuncios

FRANKENSTEIN

Aunque es un clásico, y casi todo el mundo tiene alguna idea del la historia de Frankenstein, considero necesaria su lectura. Mary Shelley, la autora, concibió el libro como una narración de terror, aunque en la actualidad es considerado como el primer texto de ciencia ficción.

Sin embargo esta novela, cuyo título completo es Frankenstein o el moderno Prometeo, va más allá de un género literario, para convertirse en una especie de reflexión sobre la vida y la muerte, y sobre las implicaciones para el hombre de jugar a ser Dios.
Sigue leyendo

Otra vuelta de Crónica

Aún guardo en mi mente la primera vez que tomé en mis manos ese libro. Las recomendaciones por parte de mis padres fueron tantas que de inmediato comencé entusiasmada la lectura. Recuerdo que en esa ocasión no pude terminarla debido al temor que me produjo sumergirme de lleno en sus páginas, y por eso aquel texto quedó totalmente olvidado. Hace unos cuantos días, por azares de la vida, hallé el estropeado y viejo libro y decidí retomar la lectura. Así me reencontré con una de las mejores obras de suspense que jamás pensé leer: Otra vuelta de Tuerca.
Bajo los suplicios de una sociedad que se caracterizaba por la vulgaridad, la corrupción y el materialismo, Henry James, su autor, construye de una forma detallada, sutil y perspicazmente observadora mundos de diferentes niveles culturales, donde reflejaba las incertidumbres por el cambio de siglo que estaba experimentando. Sigue leyendo